Las placas solares basadas en el grafeno, más cerca

Aún no son una realidad, pero las placas solares podrían basarse en el grafeno en el futuro, abandonando al zinc. Un último estudio examina las propiedades del grafeno en combinación con otros materiales empleados en la construcción de placas solares y los resultados son optimistas.

Sustituir el zinc por grafeno ofrecería un buen puñado de ventajas. Primero, un aumento de la eficiencia de las placas solares. Aquí se ha centrado el grueso del estudio, que ha observado propiedades fascinantes de este elemento. Segundo, que el grafeno sería un material más barato y con mayor disponibilidad en el mercado, en comparación con el zinc. Por último, el zinc es un producto tóxico y difícil de tratar al final de su vida útil. El grafeno no ofrecería este problema.

Tecnología más eficiente, barata y limpia. El único pero es que aún no se ha concretado que pueda ser trasladado al mercado, aunque los resultados son optimistas.

“Nuestros resultados demuestran que el grafeno sigue siendo grafeno incluso si está recubierto con silicona. La movilidad de los portadores de carga dentro de la capa de grafeno incrustado es aproximadamente 30 veces mayor que la de las capas de contacto basados ​​en óxido de zinc convencionales.”

Norbert Nickel, director de la investigación

¿Qué aportaría este material a las actuales placas solares? Las cotas de eficiencia de las actuals placas solares rondan el 15 al 18%. Hay prototipos preparadas para dar el salto que aumentan la eficiencia al 24%, desde Estados Unidos. El más sorprendente es, sin embargo, un sistema de energía solar español que eleva la eficiencia al 45%.

Las propiedades del grafeno indican que podrían obtenerse resultados superiores, siempre que se sustituyera el zinc. Aún es pronto para concretar alguna cifra.

El estudio ha sido realizado por investigadores del Instituto HZB de silicio fotovoltaico. Las mencionadas propiedades suponen una conductividad extrema y transparencia “completa”, lo que supone una característica idónea para las placas solares, que pretenden aprovechar al máximo el filtrado de los rayos de sol. Conociendo estas propiedades y cómo se comporta el grafeno recubierto de silicona, los investigadores son optimistas respecto a las futuras aplicaciones. Incluso lo han etiquetado como “casi perfecto”. No ha hecho falta esperar al departamento de Marketing.

El próximo paso es probar estas propiedades en condiciones reales, que serían las que determinarían si es posible construir y comercializar placas solares basadas en grafeno.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: