Bélgica inaugura uno de los mayores parques eólicos marinos de Europa

La energía eólica marina gana impulso gracias a este proyecto que sumará 36 Kwh de potencia a la red eléctrica belga. Dentro del objetivo Plan de Energías Renovables 2020, Bélgica suma un 7% de una sola tacada.

La estación eólica de Thornton Bank, en aguas belgas, fue planificado y construido íntegramente por ABB. Desde un punto de vista empresarial, que una sola compañía se encargara de todo el proceso de instalación fue positivo para ahorrar en materiales, tiempo y mano de obra. En total, se han destinado 153 millones de euros en un proyecto que nutrirá a la red eléctrica de energía renovable y contínua. Recordemos que la variante marina de la eólica no sufre intermitencias por sus características.

Los beneficios son muchos a largo plazo. Se reducirá la dependencia energética, se abaratarán los costos a largo plazo y se evitará la emisión de más de 415.000 toneladas de CO2 a la atmósfera. Es decir, un alivio de cara al cambio climático y una repercusión notoria de cara a la salud de los europeos, lo que supone un ahorro de costes sanitarios considerable.

Está muy presente en la mente de las potencias europeas la necesidad de producir electricidad con un mínimo impacto ambiental. Brice Koch, directivo de ABB, reconoció a los medios que para ello es imprescindible integrar todas las “fuentes de energía renovables a la red”, y que ello supone un “área clave”.

El parque eólico es impresionante. Consta de 106 aerogeneradores construídos 30 kilómetros mar adentro, en el Mar del Norte, y la energía producida va conectada a una subestación que se encuentra a 3 kilómetros tierra adentro, y que se encarga de la conversión en electricidad.

Este proyecto hay que leerlo en clave europea, más que nacional, por tres cuestiones. Primero, porque forma parte de un plan a escala europea y todos los países están comprometidos en el mismo. Segundo, porque una Europa sin dependencia energética del petróleo es una Europa más fuerte y con mayor capacidad de maniobra financiera y democrática. Tercero, porque cada proyecto a favor de las energías renovables favorece este plan e, indirectamente, repercute en la sobiranía nacional del resto de países. Europa, aunque se trate de un proyecto aún inmaduro, sigue siendo más que la suma de sus partes.

Por el momento, el honor de poseer el mayor parque eólico marino de la región corresponde a Inglaterra, que se postula como superpotencia en materia de renovables. Han visto el filón económico, social y financiero que supone y están decididos a liderar el mercado de tecnología e investigación. Para ello, el músculo productivo es importante para sumar datos y experiencias.

¿Y España? Bueno, aquí se come bien.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: