El carbón acompaña a la energía solar como energías inservibles para España.

El Gobierno ha decidido que el carbón no goza de suficiente competitividad en el mercado internacional y lo deja sin ayudas. Junto con la energía solar fotovoltaica, el carbón se aboca a la extinción en España.

De esta manera, el Gobierno ha decidido constreñir al carbón y la energía solar. Ésta última, sin demasiadas explicaciones. En cuanto al carbón, la polémica ha saltado hoy mismo cuando el propio Ejecutivo ha respondido a una pregunta del diputado por Asturias Gaspar Llamazares (IU-ICV-CHA) planteada en diciembre del año pasado. Las afirmaciones vertidas por el Gobierno son contundentes: es “imposible” que a día de hoy el carbón español compita en China o India contra el carbón de otros países. Y estas declaraciones cuando ya se conoce que el sector agotará las ayudas europeas en 2018.

Por otra parte, la importancia de los mercados chino e indio no es poca. Recientemente la Agencia Internacional de la Energía informó que el carbón igualaría en presencia al petróleo en 2017, gracias al empuje en la demanda de ambos países emergentes (y otros). A pesar del optimismo para con el carbón, en España los mineros llevan tiempo preocupados.

Así que no es una sorpresa para el sector, sino más bien un hachazo a sus esperanzas. Los últimos años, independientemente de quién estuviera en Moncloa, se han apoyado políticas de reducción de consumo y valorización del carbón. Desde el punto de vista medioambiental es una buena noticia, siempre que se apueste por energías limpias -tampoco parece el caso-. Desde el punto de vista social, presenta un conflicto.

Lo deseable habría sido que los representantes públicos hubieran diseñado una plataforma para que los trabajadores e inversores del sector del carbón se movieran hacia las energías renovables. No parecía tan descabellado, con las fuentes de energía limpias al alza y el carbón muriendo. El cambio climático empujaba a la transición y a nadie le gusta que jueguen con su hambre. La solución ha sido tirar por el medio.

Hay que reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera y sustituir las energías contaminantes -como el carbón- por otras limpias. Las renovables son la solución. Lo que no significa es que esa solución pase por dejar sin pan a miles de familias. La situación lo permite.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: