Un proyecto invertirá 3.800 millones de euros para impulsar la bioeconomía

Ence Energía y Celulosa ha sido la última empresa en incorporarse al proyecto de Biobased Industry Consortium y la Comisión Europea, que tiene el objetivo de impulsar la economía basada en biomasa y productos de base biológica en Europa hasta 2020, y al que se destinarán 3.800 millones de euros.

Este proyecto significa “una alianza sin precedentes en Europa”, tal como ha apuntado Ence, y que trabajará para desarrollar programas de I+D en los próximos 7 años. 2020 es clave para entender el horizonte europeo, ya que la mayoría de proyectos se encaran a cumplir con el Plan 2020, destinado a combatir el cambio climático. De manera interna, sin embargo, ya se están barajando nuevos compromisos para horizontes más lejanos, que incluyan medidas más ambiciosas.

El cambio climático y la dependencia energética están detrás de estos proyectos. En este caso, Ence Energía pondrá en valor el eucalipto como cultivo energético para aportar nuevos conocimientos y productos al sector. BIC contará, por tanto con un nuevo miembro, y serán 48 las empresas y corporaciones que estén comprometidas en esta alianza.

El objetivo de ésta es “impulsar el crecimiento y el empleo en Europa, especialmente en las zonas rurales”, explica Ence en una nota, y para ello invertirán en “nuevas y sostenibles formas de desarrollo económico”.

Dentro de la etiqueta bioeconomía hay que hacer una mención especial a las biorefinerías, que se encargan de emplear biomasa para producir biocombustibles, lo que a día de hoy supone la alternativa más factible a la gasolina y el diésel.

En términos industriales, dos son los beneficios que se persiguen con esta sustitución de materias primas, como reconoce Ence: “las biorefinerías utilizan biomasa renovable y sostenible, así como residuos con posibilidades de producir multitud de productos de uso diario”. Es decir, diversidad y sostenibilidad. En esta categoría entrarían materiales como la celulosa, alimentos y piensos.

Ence considera que esta alianza público-privada supone una capitalización de “la innovación y el liderazgo tecnológico en Europa”, y tienen la intención de conectar directamente “a los agricultores y silvicultores con los consumidores”, lo que también es importante para abaratar costes: evitan a los distribuidores existentes.

Músculo para la biomasa en Europa, por tanto, hacia el futuro deseado.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: