Energía solar para reutilizar el CO2 emitido al medio ambiente

Ingenieros de Sandía National Laboratories han desarrollado una máquina que es capaz de obtener combustible e hidrógeno a través de un proceso que reutiliza el CO2, y que funciona gracias a la energía solar.

Doble beneficio medioambiental. Primero, se obtiene un combustible mediante una energía que no contamina durante el proceso y, segundo, se reducen las cantidades de CO2 que existen en el medio ambiente. El producto ha sido bautizado como “combustible líquido solar”

Buena noticia la que nos llega desde Estados Unidos, pero tiene un matiz importante. El proceso no estará disponible comercialmente hasta dentro de 15 ó 20 años, lo que supone que por el momento habrá que seguir persistiendo en las actuales políticas que inciden en la lucha contra el cambio climático y apuestan por las energías renovables. El otro punto negativo, no menos importante, es que esta tecnología serviría para producir gasolina o diésel, de momento.

Aún así, el grupo de investigadores que ha fabricado el aparato se muestra optimista con los beneficios a largo plazo que se obtendrán de esta tecnología, ya que obtendrían distintos combustibles e hidrógeno. Es decir, varios productos, varios mercados, lo que en cierta manera repercute en su capacidad comercial.

El prototipo utiliza energía solar para convertir agua y dióxido de carbono en la materia prima que es utilizada para los combustibles empleados en el transporte, uno de los sectores con más repercusión en el cambio climático.

Los investigadores consideran que podría volver a convertirse el CO2 producido por la industria en gasolina o diésel con una eficiencia que duplicaría a la obtenida mediante la fotosíntesis natural (no olvidemos que el petróleo, en origen, fue algas y otra biomasa).

Luces y sombras desde la perspectiva de la lucha contra el cambio climático. Toda una paradoja que la energía solar se convirtiera en clave para la producción de combustibles fósiles. Sería interesante comparar también cuánto CO2 se elimina y cuántas serían las cantidades que se volverían a enviar al medio ambiente para determinar el beneficio final de esta tecnología.

Los investigadores anunciaron la intención de terminar un nuevo prototipo cada tres años.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: