El torio patea al uranio y al plutonio. ¿Una nueva era en la energía nuclear?

Este fin de semana Thor Energy publicó los resultados de un experimento en una central nuclear donde emplearon torio en lugar de uranio, con resultados energéticos y ambientales bastante positivos.

El reactor nuclear a base de torio fue realmente satisfactorio, a juzgar por las declaraciones de los noruegos. La sustitución exitosa del uranio por el torio acarrea varias consecuencias medioambientales interesantes. Primero, que el torio es más abundante en la naturaleza y es mucho más limpio que el uranio. Contar con una energía alternativa al petróleo limpia y barata es importante de cara a luchar contra el cambio climático. La lástima es que no se puede considerar al torio como renovable.

Otro de los puntos a favor es que el torio, por su composición, no es capaz de producir reacciones en cadena como las del uranio, por lo que no podría tener fines armamentísticos (salvo que fuera arrojado con mucha fuerza, en cuyo caso sustituiría a la piedra), ni se le derivarían problemas graves de seguridad.

Thor Energy reconoce en su página web, sin embargo, que aún es pronto para hablar de una sustitución del uranio, que sigue siendo abundante y barato. A pesar de ello, contemplan un escenario diferente a partir de 2020, cuando presumen que el uranio podría empezar a aumentar de precio, posiblemente por escasez o por la presión política contra la contaminación, a base de impuestos.

Es después de este plazo cuando el torio podría ser utilizado como fuente de energía común en las centrales nucleares.

En cuanto al hallazgo, la corporación noruega ha creado un mix entre uranio y torio llamado torio-MOX. Este mix tiene dos propiedades interesantes. Primero, que reduce las cantidades de plutonio (el cuál tiene una vida de alta toxicidad de varios milenios, lo que lo convierte en peligrosísimo). Es decir, que no sólo no genera residuos, sino que acaba con la cantidad de plutonio en el planeta, lo recicla. Algo parecido con el uranio. El torio-mox no genera residuos de uranio tampoco, así que se puede hablar de un dos por uno. La investigación y el desarrollo siguen en marcha para mejorar estas caracteríticas, anuncia la empresa escandinava.

La tercera característica interesante es que este mix está preparado para funcionar en cualquier reactor nuclear existente, lo que podría empezar a producirse la transición tan pronto como entiendan a la perfecció el ciclo de vida de torio, aún bajo investigación. Se han dado un plazo de cinco años para comprobar que todo es tan seguro como parece en principio.

La energía nuclear, de ser limpia, podría ser un buen complemento en la transición energética hacia las renovables. El buen curso del desarrollo de la eólica y la solar, principalmente, no es suficiente como para que hoy se pueda confiar todo a las renovables, ya que hay muchas cuestiones tecnológicas que resolver.

Sin embargo, este experimento, de confirmarse durante los próximos años, podría suponer la reactivación de la energía nuclear, ya que superaría las mayores reticencias: peligrosidad, residuos tóxicos altamente dañinos para el medio ambiente y un precio previsiblemente en aumento a medio plazo.

Será interesante comprobar si esta nueva manera de producir energía nuclear, más cercana de la fusión fría, acaba complementándose a las energías renovables como lucha contra el cambio climático y el fin del uso de los combustibles fósiles.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: