Valladolid se suma al impulso de la biomasa como fuente de energía

El ayuntamiento de Valladolid y la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (AVEBIOM) han organizado unas charlas vecinales para explicar los beneficios de contar con calderas de biomasa para uso térmico.

De esta manera, los vecinos están averiguando el ahorro energético y económico que pueden obtener si apuestan por instalar alguna de las calderas de biomasa que ofrece el mercado actual. Además, el beneficio medioambiental que esto supone y su repercusión en la salud de la población. La emisión de CO2 al ambiente está relacionada con el aumento de riesgo de padecer cáncer, enfermedad que en Europa se come 6.000 millones de euros en su combate, dinero que procede de los bolsillos de todos.

En total, se celebrarán 12 jornadas en los diferentes Centros Cívicos de la localidad de Valladolid, donde asistirán al menos los principales barrios de la ciudad. Las charlas empezaron en mayo y finalizarán en noviembre.

El contenido de las mismas pasa por detallar las medidas que ya están en marcha, con lo que pueden ofrecer a los vecinos información contrastada de cómo funcionan las calderas de biomasa, la satisfacción de sus usuarios y el ahorro que les ha producido.

Hasta el momento, se han instalado cuatro calderas de biomasa vecinales que han evitado la emisión de 83 toneladas por año de CO2. Para los vecinos, esto supone pagar de 10 a 15 euros menos en su factura eléctrica mensual.

Sin embargo, la biomasa sigue despertando un recelo, explicado en el desconocimiento general de la gente. Por ello, AVEBIOM se encarga de difundir información lo más práctica posible sobre los beneficios.

De manera extensiva, el Ayuntamiento de Valladolid ha expresado su compromiso para favorecer las energías renovables. De momento, empiezan con la biomasa, pero esta acción se enmarca dentro del Plan de Acción para la Energía Sostenible, un movimiento realizado por autoridades locales y regionales de Europa comprometidos con la mejora de la eficiencia energética. El ayuntamiento vallisoletano se unió al mismo en abril de 2011. Los distintos ayuntamientos europeos implementan regularmente acciones para impulsar las energías renovables en sus territorios.

Estas acciones, a su vez, entran dentro del Plan 2020 de Europa, comprometido con el descenso del consumo energético en un 20% desde 1990 y en impulsar el consumo de renovables hasta un 20% del total. Recientemente se han sentado las bases para ampliar el horizonte hasta 2030, con un 35% de energía con origen en las renovables.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: