La Agencia Internacional de Energía prevé que las renovables liderarán el mercado global en 2016

La Agencia Internacional de Energía (AIE) prevé que la energía basada en fuentes renovables superará en 2016 al gas natural y a la nuclear, y ofreciendo doble potencia que esta última.

La previsión es sorprendente por los términos y los plazos, pero está basada en unos estudios de mercado a nivel global, en relación al cumplimiento de objetivos fijados por las distintas zonas del mundo y a las inversiones acometidas en la actualidad. Los datos pueden encontrarse en el segundo Informe anual sobre el Mercado de Energías Renovables a Medio Plazo. En éste se calcula que la generación de energías renovables crecerá un 40% durante los próximos cinco años, a pesar del clima de incertidumbre y crisis que reina en la mayor parte de las zonas descritas. Este crecimiento implica que, antes de esos cinco años, la energía producida gracias a las renovables será el doble de la que produce la nuclear.

Un matiz personal. Quizás el impulso de las renovables no se logre a pesar de la crisis, sino a propósito de ella. En un escenario donde hay que elegir muy bien dónde se invierte y dónde no, y donde la generación de empleos es una máxima en todos los estamentos públicos, la dependencia energética juega un papel determinante. Recordemos que Occidente es una gran importadora de energía, bien sea gas natural o brent, y que eso suponen inversiones en el extranjero. Las renovables cambian este escenario derivado de la dependencia energética.

Detalles aparte, lo que sí que indica el artículo es que el gas natural es a día de hoy el puente desde los combustibles fósiles y su dependencia energética al pleno funcionamiento de las renovables, con cuatro palos en la baraja: hidroeléctrica, eólica, solar fotovoltaica y biomasa.

De estas cuatro, la energía eólica y la solar son las que cuentan con una mayor previsión de crecimiento mundial, sobretodo gracias a la aportación de China y otros países no desarrollados económicamente. Estas zonas tienen una fuerte necesidad de crecer económicamente sin toparse con los problemas asociados de la industrialización, que lleva costes asociados en sanidad por culpa de las emisiones de CO2 y otros gastos. La apuesta de estas regiones por las energías renovables está fuera de toda duda y podría suponer dos terceras partes del crecimiento total previsto de aquí a 2018.

Por tanto, la eólica y la generación de energía solar fotovoltaica serían las puntas de lanza de este cambio de paradigma. Dos son los factores que AIE encuentra determinantes en este punto: que los precios empiezan a ser competitivos y que los productos basados en energías renovables están resultando extraordinariamente atractivos para los inversores.

La AIE calcula que las energías renovables, sin olvidar la biomasa, representará el 25% de toda la generación de energía a nivel mundial en 2018, lo que supone un crecimiento del 5% desde 2011. En cifras grandes, espera que se alcance una generación cercana a los 6.850 teravatios-hora (TWh) en todo el mundo. La aportación de eólica y solar se duplicaría y del 4% de 2011 pasaría al 8% en 2018.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: