La FAO insiste en que los biocombustibles afectan al precio de los alimentos

La OCDE y la FAO han publicado un informe en el que detallan la situación agraria mundial y las perspectivas de futuro, con luces y sombras. Una de éstas, que los biocombustibles afectan al alza el precio final de los alimentos.

Sendos organismos prevén que los precios de los productos vegetales y animales se mantengan por encima de los promedios históricos actuales. Esta tendencia se prevé a medio plazo y está causada por la desaceleración del crecimiento del producto y el aumento de la demanda. Es, dentro de este aumento de la demanda, donde situaríamos la influencia de los biocombustibles.

En un reciente estudio se había indicado que la transformación de los cultivos agrarios en energéticos en Estados Unidos ofrecía una alternativa a los agricultores, que sin tener capacidad de negociar los precios con las distribuidoras, podían dar salida a sus excedentes para que se usaran como biomasa para generar combustibles limpios.

Ahora la FAO vuelve a insistir en su idea originaria, y achaca a la demanda de los biocombustibles una subida de precios en los alimentos, lo que podría agravar algunas crisis alimentarias o producir otras. Esta opinión no la expresa la FAO ni la OCDE.

En el mismo informe se especifica que, como punto positivo, ahora el sector agrario tiene más mercados en los que operar, con menor injerencia de los gobiernos, que presionaban para mantener políticas de precios bajos, y mayor demanda, por lo que esperan pingües beneficios en los próximos años. No en vano esperan que la producción mundial crezca un 1,5% anual durante la próxima década.

Por contra, hay otros elementos que amenazan la seguridad alimentaria global. Éstos son el déficit de la producción, la volatilidad de los precios y la interrupción del comercio, y adiverten que “una gran sequía como la de 2012, combinada con la reducción de las existencias podría aumentar los precios mundiales en un 15 a un 40%”.

En cuanto al panorama mundial, China aparece como un actor con mucha capacidad de influencia, para bien. José Graziano da Silva, director general de la FAO, calificó el éxito de su sector agrícola como “espectacular” y desde la organización entienden que el correcto desarrollo de la política agraria del gigante asiático aumentará la seguridad alimentaria en el mundo.

También dió buenas noticias a los países en desarrollo, para los que espera una buena posición de partida y a quienes aconseja invertir en agricultura, con el fin de mejorar en innovación y desarrollo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: