La energía que viene: el dióxido de carbono

El dióxido de carbono podrá ser una fuente de energía en 2016, gracias al hallazgo que han llevado a cabo ingenieros europeos.

Éstos han desarrollado un proceso que convertirá CO2 en combustible útil de manera limpia, es decir, que no generará contaminación. De momento, el hallazgo es una puerta abierta pero hay mucho por mejorar, ya que sólo se ha logrado convertir el 1% del dióxido de carbono. A pesar de ello, se prevé que en 2016 seerá posible su uso industrial, lo que podría significar un punto de inflexión en el medio ambiente y el cambio climático.

A pesar del hallazgo, hay que seguir esforzándose en la vía de las renovables y de disminuir el consumo mejorando los hábitos de vida.

Aparentemente, este nuevo método sería capaz de absorber el CO2 de la atmósfera y reconvertirlo en fuente de energía. El método se basa, además, en energía solar, lo que refuerza el camino que han abierto las energías renovables.

Cabe recordar que el dióxido de carbono es el principal causante del cambio climático, y que recientes sondeos sitúan una media de 400 ppm en la atmósfera, niveles históricos y preocupantes.

De momento, sin embargo, no es posible soñar con revertir la situación actual. Una, por el efecto de los mares en la temperatura y su inercia. Otra, porque el sistema requiere de investigación, tiempo, inversiones.

Es una buena noticia porque la aportación de este proceso ayudará a mejorar la eficiencia en algunos casos para obtener energía renovable. Lo que no varía son los planes previstos, ni a corto ni a medio plazo. Las energías renovables parecen, de momento, ser la única alternativa viable para mantener un mundo ecológico, sano, vivo y sostenible.

co2

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: