La producción de biocombustibles no aumenta el precio de los alimentos

Renewable Energy Group ha publicado un libro blanco titulado “Food THEN fuel” donde indica cómo la industria de biodiésel estadounidense está fortaleciendo la seguridad alimentaria.

ganadería

Foto: Sergis blog

Este libro, basado en un estudio científico, contradice uno anterior firmado por la FAO en el que responsabilizaba a los cultivos energéticos de ser una de las principales causas de la subida del precio de los alimentos en algunas zonas del mundo. Esta subida de precios produjo escasez de alimentos y hambrunas.

El documento señala que

“en realidad, el biodiésel está jugando un papel vital en el fortalecimiento de la seguridad alimentaria de los Estados Unidos reduciendo las presiones sobre los precios de los alimentos. En lugar de competir con los alimentos, la producción de biodiesel […] agrega valor económico de los subproductos de la industria alimentaria y envía señales económicas al mercado para producir más. La producción de biodiésel ayuda a los sectores alimentario y agrícola a ser más rentables, incentiva la producción de proteínas y en general ayuda a mantener los artículos comestibles, como la carne, del aumento en el precio más “de lo que ya lo haría debido a la inflación y los costes energéticos derivados del petróleo.”

Como botón, el estudio se fija en el precio del aceite de soja. Revela que al producir biodiésel con esta planta, aumentó en el mercado la cantidad de soja disponible, que para el ganado es un alimento rico en proteínas. Esta mayor disponibilidad produjo que los costes de producción se redujeran y que “en Estados Unidos, un estudio de 2011 halló que los precios pagados por las aves de corral, ganado y peces se habían reducido enre 16 y 48 dólares por tonelada”.

En lo macroeconómico, el dato es otro: “Sin la industria del biiodiésel los ganaderos han pagado 4,8 mil millones de dolares más en costos de alimentación durante un período de cinco años”. La compañía REG, que se ha encargado del estudio, señaló en su propio informe anual que en 2012 el uso de aceite de soja como materia prima para producir biodiésel no llegó al 15%.
Otras causas que apuntan a este abaratamiento de los precios, se debe a la diversificación de productos gracias a la incorporación de más grasas animales y una mayor demanda de productos derivados.

Como consecuencia, señala el estudio, los ganaderos estadounidenses ganan más y producen más, a un PVP menor que repercute favorablemente en los consumidores, tanto si son individuos como restaurantes.

El documento completo se puede leer aquí.

También te interesará:

Mayor consumo de biomasa y aumento de precios en Estados Unidos

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: