Los inversores europeos empiezan a invertir en América por la crisis

Países como la República Dominicana indican que cada vez son más los inversores que desde Europa se interesan por el interés que aquéllos tienen por apostar por proyectos en energías renovables.

energía solar, fotovoltaica

Foto: World Bank Photo Collection

¿Fuga de capital o globalización? Es aún pronto para entender las implicaciones. Los emprendedores en Europa saben lo que cuesta encontrar inversores que financien proyectos de envergadura, a pesar de que el momento es proclive para el sector de las renovables. La crisis parece estar detrás de esta tendencia, ya que la economía también ha afectado al calado de las políticas. Europa se muestra tibia a la hora de aplicar sus propios compromisos y España tiene enfrentados al sector de las renovables con el Gobierno.

Este panorama ha propiciado a que inversores europeos busquen el negocio fuera de nuestras fronteras. Por ejemplo, la Comisión Nacional de Energía de la República Dominicana, ha anunciado que diariamente contactan con el organismo entre 5 y 15 empresas europeas interesadas en colocarse en el país.

Como sucede a menudo, la moneda tiene dos caras. La presencia de empresas europeas fuera de sus fronteras influye en la política internacional, en la medida que ésta genera intereses y que las empresas atraen impuestos y beneficios. Por otra parte, el capital destinado en un proyecto es capital que otro no consigue. Es decir, si las instituciones europeas no tienen músculo suficiente para generar una estructura de energías renovables, dependen más de las inversiones privadas. Si éstas se van, la capacidad competitiva comparada entre Europa y el mundo se resiente.

energía solar, fotovoltaica

Foto: SpoiltCat

De momento, sin embargo, no debe cundir la alarma. El país dominicano reconoce que en la actualidad no es posible que empresas extranjeras inviertan en el país, al menos para iniciar plantas de producción de energía fotovoltaica. Los motivos se deben principalmente a los altos precios de producción de la energía, que no la convierte en competitiva, y a que el país caribeño no cuenta con energía térmica de base.

Inquietud, sin embargo, para el sector de la fotovoltaica, que cuando esperaba tener la carretera asfaltada, ve cómo los propios inversores prefieren buscar destino lejos. La crisis y sus múltiples sombras.

¿Qué margen de tiempo tiene Europa para reaccionar? De momento tiene rivales potentes en esta carrera energética, a saber, Brasil, Estados Unidos, Japón, China e India. Otros países están preparándose para sumarse al sector. Siguiendo con el ejemplo de la República Dominicana, el propio presidente de la CNE de República Dominicaba daba un plazo de tres años para que el país se convierta en líder en el Caribe.

Es una buena noticia que cada país pueda depender de sí mismo energéticamente, también en energías renovables. Otro panorama es que Europa, que va justa de capacidad de financiación, descubra otra vía de agua en el buque.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: