Las cáscaras de pipas de girasol pueden emplearse para bioenergía y aislante

Una nueva investigación ha concluido que las pipas de girasol pueden ser procesadas y utilizadas como un aislante térmico en viviendas, ampliando las posibilidades de esta biomasa.

pipas girasol biomasa

Hasta ahora se conocía que las pipas de girasol, normalmente vistas como un producto de desecho, podían ser aprovechadas como biomasa para producir energía. El uso de la biomasa tiene como beneficio principal la menor emisión de CO2 que se emite a la atmósfera, en comparación con las fuentes de energía no renovables. El segundo beneficio tiene un gran impacto en las economías occidentales, al reducir la dependencia respecto al gasóleo.

La reciente investigación, por otra parte, demostraría que las cáscaras de semillas de girasol podrían utilizarse para hacer hormigón. Este hormigón tendría una resistencia mayor a la rotura por deshielo. El pero que ponen los investigadores es que a mayores concentraciones de cáscara, el hormigón sólo sería adecuado para su uso como un material aislante. La baja densidad de la cáscara da lugar a un hormigón ligero con fines de construcción, aunque los investigadores sugieren que esto debería restringirse a los edificios agrícolas de un sólo piso de altura.

La trascendencia de estas investigaciones también afecta al tratamiento de residuos, problema medio ambiental y cívico, y la capacidad de convertir la basura en biomasa aprovechable para la producción de biogás o biocombustibles.

La investigación fue llevada a cabo por Can Burak Sisman y Erhan Gezer, los ingenieros de la Universidad Namik Kemal de Turquía. La investigación fue publicada en la Revista International Journal of Environment and Waste Management.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: