El Ejecutivo contra la realidad: panorama de las renovables

El Ejecutivo ha publicado un documento en materia de renovables en el que alaba la etapa de los socialistas en el Gobierno, choca contra la Comisión Europeo y el sector energético casi al completo y anuncia nuevos impuestos.

El documento referido es el Progama Nacional de Reformas. En él constan unas cifras bastante positivas respecto a la participación de las energías renovables en el consumo final de energía, la moratoria a las renovables y el déficit de tarifa eléctrica. Las dudas y los problemas, sin embargo, devienen a la hora de ponerlos en contexto y de cómo interpretarlos.

Paso a paso. En cuanto a la presencia de energías renovables respecto al total, sitúa el consumo a fecha 31 de diciembre de 2012 en el 16,05%, frente al 8,41% de 2005.

Esta cifra aparece en el Programa Nacional de Reformas, recientemente publicado por el Ejecutivo. El dato es positivo porque se encuentra a tan sólo un 4% de cumplir los objetivos del 20% para 2020, y con siete años por delante. Hasta aquí, perfecto, pero surgen algunas dudas.

Falta poner los datos en contexto

El documento es un buen avance, pero no tan completo como el Libro de Energía que se publica cada año. El último ejercicio fue respecto al año 2011, y el mes pasado. No se espera poder tener información más profunda hasta el año que viene. De momento, el Ejecutivo habla de consumo y no de producción. ¿Se compra energía al extranjero? ¿Más de la que se vende? ¿En qué medida? Estos datos sobre la producción pondrían en valor el dato del consumo.

La segunda cuestión afecta a los datos comparativos. Entre 2005 y 2011 la presencia de las energías renovables sobre el total aumentó un 7,36%, lo que supone un 1,23% anual. Entre 2011 y el presente (sin conocer la fecha exacta) la cifra sigue en ascenso, dato muy positivo: del 15,1% al 16,05%. Un 0,95% más en 12 meses. Se aprecia un frenazo al impulso, eso sí.

Choque contra la Comisión Europea

Aquí hay que hacer un inciso. El pasado 19 de abril la Comisión Europea publicaba un documento en el que señalaba que “de acuerdo con estas estimaciones, España solamente lograría alcanzar entre un 12,6 y 17,1% de energías renovables en el 2020, en función de los distintos escenarios previstos”.

¿Debemos preocuparnos? Hay dos datos que confirman la tendencia a la baja en el consumo de energías renovables. Uno, los mismos datos que ha ofrecido el Gobierno y, por otra parte, la previsión de la Comisión Europea. Por otra parte, nadie es oráculo y las previsiones sirven a menudo más de aliento o desaliento. Quizás el Gobierno haya querido sacar pecho de buenas cifras y dar una respuesta elegante a la Comisión, señalando que se equivoca y que España sí que cumplirá con los objetivos del plan 2020. Se verá.

Tensión creciente entre el Gobierno y las renovables

Por otra parte, el contexto tampoco da para ser optimistas. El clúster de empresas productoras de energía renovables están tensas por lo que consideran un cambio en la dirección política del Gobierno. A excepción del negocio de calderas de biomasa para viviendas, el resto se muestra, como menos, desencantado con el Ejecutivo y el clima se ha recrudecido los últimos meses. Se habla sin ambages de estafa y de denuncias (1 y 2).

El cuarto escenario es el déficit de tarifa. El Gobierno acaba de reiterar su postura de acabar con el déficit de tarifa y trasladar la presión fiscal hacia el consumo y el medio ambiente. Habrá que esperar las reacciones de las energéticas, que hasta el momento se han mostrado confusas, decepcionadas (y 2) y hasta beligerantes.

El Gobierno anuncia nuevos impuestos para 2014

Si se resuelve este problema y el Gobierno hace marcha atrás en el cambio de reglamentación, que perjudica a decenas de miles de familias y pone en riesgo sus trabajos, entonces los vigilantes serán los ciudadanos. En dos párrafos el Gobierno da motivos a los consumidores para preocuparse por su factura. Primero, al señalar el traslado de la presión fiscal al consumo para solventar el déficit tarifario. Segundo, porque una semana después de prometer que no volvería a subir impuestos durante esta legislatura, vuelve a abrir la puerta a más tributos.

Ya están aquí “las medidas impositivas orientadas al incremento de la presión fiscal hacia las actividades perjudiciales para el medio ambiente se completan con las actuaciones que han venido introduciendo las comunidades autónomas” para introducir tributos propios. Y están por venir, en 2014, “los nuevos impuestos eléctricos”, con los que el Ejecutivo “prevé ingresar 2.981 millones a través de estos nuevos gravámenes”. Aproximadamente 95 millones más que lo que se prevé para este 2013.

Desglose del gravamen a las productoras eléctricas

¿De dónde los sacará? El Gobierno los desglosa así: 1.543 millones de euros a cuenta de la producción y la nuclear, 1.235 millones más de la eliminación de exenciones al gas natural y al carbón, y 298 millones de euros por el canon de generación hidroeléctrica.

Alabanza al período socialista con Zapatero en el poder (lo que nos faltaba)

Para el final he dejado el café, copa y puro. La polémica moratoria a las renovables. Desde el punto de vista del Gobierno supone un ahorro de 292 millones de euros en 2012 para el sistema eléctrico y una subida de 1.380 millones en los ingresos gracias a la tarifa eléctrica. También valora como un logro haber mejorado la intensidad energética un 18,5% entre 2005 y 2012. Salvo el último año, el resto se lo agradecen a la etapa socialista. Ojo.

¿Y cómo lo ven las renovables dicha renovable? Pues poco más o menos como la ruina del sector.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: