Nuevo impuesto del Gobierno enerva a las renovables

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo confirma que su apuesta por las renovables supone impulsar la biomasa a cambio de apuntillar el sector fotovoltaico.

Hoy se ha publicado en el BOE el Impuesto sobre el valor de la producción de la energía eléctrica que “grava la realización de actividades de producción e incorporación al sistema eléctrico de energía eléctrica”, en todo el territorio nacional, tanto si están inscritas en el régimen ordinario como en el régimen especial de producción eléctrica. El sector empresarial lleva oponiéndose a la dirección política del Gobierno desde que el pasado mes de enero publicara un impuesto que gravaba la producción de energía fotovoltaica. Ahora en abril, apenas tres meses después, subida de impuestos generalizada que castiga especialmente a un sector ahogado por la finalización de las ayudas.

de Guindos

Recientes informaciones apuntaban al carácter retroactivo de la ley, cuestión expresamente prohibida en la Constitución Española y Código Civil. Se deben a una interpretación errónea del texto. Al menos, ni las fotovoltaicas, ni el resto de eléctricas, deberán pagar impuestos por la energía producida en 2012 y años anteriores. A pesar del matiz, disgusto evidente en el sector de las renovables.

En cuanto al impulso de la biomasa, a principios de mes el Gobierno publicaba un plan con 100 millones presupuestados en ayudas a la consecución de “un nuevo modelo de vivienda basado en el alquiler y la rehabilitación, con apoyos a la eficiencia energética”, destinada a viviendas ya existentes y dejando fuera al sector industrial. Discriminación, por tanto, incluso dentro del negocio de venta de calderas de biomasa, precisamente cuando es el sector industrial el que acaba teniendo un impacto más sensible.

Podrán ser beneficiarios de las ayudas o de la financiación de este programa las comunidades de propietarios de edificios residenciales de uso vivienda, las comunidades de bienes de los propietarios de edificios de viviendas no divididas horizontalmente y las personas físicas propietarias de un edificio de viviendas unifamiliar.

Malestar, por tanto, entre el sector de la producción de energías renovables, situación delicada para las fotovoltaicas y marginación incomprensible de la biomasa a nivel industrial.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: